Weekly News

La caída del consumo de carne a mínimos históricos impacta en frigoríficos de Santa Fe: "Estamos preocupados"

El consumo interno de carne vacuna está en su nivel más bajo en más de cien años mientras que la demanda externa sufre una importante caída de precios. En este escenario, toda la cadena de ganados y carnes siente el impacto de un mercado que se achica y se reacomoda.
“Generalmente cuando uno de los dos mercados, sea el doméstico o el externo, se retrae, el otro compensa, pero ahora no está pasando esto”, señaló Sebastián Bendayán, gerente de la Cámara de Frigoríficos de Santa Fe (Cafrisa), para explicar la situación por que la atraviesa actualmente la industria frigorífica.

En este caso, la razón del achicamiento del negocio es que el tipo de cambio “no es competitivo en relación con los competidores el Mercosur” y porque subsisten las retenciones a la exportación. En el mercado interno, la gran caída del poder adquisitivo del consumidor es la principal causa de la retracción. “Si lo comparamos con otros productos de la canasta, el precio de la carne se mantuvo, e incluso evolucionó el mes pasado por debajo de la inflación”, señaló durante una entrevista con el programa radial La Banda Cambiaria.

Baja del consumo de carne.
Pero los ingresos no alcanzan. Un informe del área de estudios económicos de la Bolsa de Comercio de Rosario apuntó recientemente que el consumo aparente de carne bovina en el país en los primeros cinco meses del año está dentro de los valores más bajo de la serie. Cayó 14% respecto del año pasado y hoy es el destino del 69% de la producción de carne, la proporción más baja desde 1990. Según el trabajo se proyecta que el consumo anual de carne vacuna por habitante promedio en 2024 sea de sólo 44,8 kg, más bajo que a principios del siglo pasado.
Los datos contrastan con los números del año pasado, cuando el consumo aparente fue el mayor en cinco y las exportaciones alcanzaron su segundo mejor registro anual desde 1990, quedando solo detrás del 2020.
Consumo de carne
El mercado externo creció en los últimos años. El 70% de las ventas de carne argentina al exterior tiene como destino el mercado asiático. Y en volumen esa operación se mantuvo e incluso creció un poco respecto del año pasado. “Ocurre que bajó mucho el precio”, explicó. Por eso el sector está pidiendo una baja en retención del 9% a la exportación que paga el sector.
Bendayán consideró necesario “establecer políticas a largo plazo, que permitan tener un mayor rodeo, ya que hoy tenemos la misma cantidad que hace cuarenta años”. Esto implica estabilidad en las reglas de juego ya que “terminar un animal demora dos años, dos años y medio, y si hay porciones de mercado exportador cerradas, las expectativas caen”.
También instó a “revisar los costos de toda la cadena, ya que las subas de impuestos, tarifas y combustibles impacta directamente en el valor en góndola”. En cuanto a la actividad de la industria frigorífica, señaló que el sector “está trabajando con capacidad ociosa”, lo cual es motivo de análisis con autoridades nacionales y provinciales.